Vascuteca

Aneurismas esplénicos, cuáles son sus riesgos y cómo tratarlos

La arteria esplénica es una de las tres ramas que forman el tronco celíaco que tiene su origen en la aorta abdominal. Esta arteria proporciona flujo sanguíneo al bazo. Los aneurismas de esta arteria son los aneurismas viscerales más frecuentes, se presentan en el 1-2% de la población.

Son más comunes en mujeres, especialmente en multíparas (mujeres que han tenido múltiples partos), así como en pacientes con hipertensión portal, y no siempre guardan relación con la edad.

La importancia de estos aneurismas reside en el potencial riesgo de ruptura que tienen. En la mayoría de los casos se diagnostican de forma casual al realizar una ecografía abdominal, un scanner o una resonancia por otro motivo, pero más del 10% se diagnostican al romperse, provocando un dolor abdominal intenso en el lado izquierdo y desencadenando un shock hemodinámico, con una mortalidad entre el 10-25 %.

Cuando esto ocurre el tratamiento debe ser inmediato. En el resto de casos se procede a su tratamiento cuando: provocan síntomas, tienen un tamaño superior a 2 cm o una tendencia a ir creciendo en el seguimiento, o bien afectan a mujeres embarazadas o en edad fértil.

Embolización con Coils de aneurisma esplénico

La primera opción de tratamiento actualmente es la cirugía endovascular, llevando a cabo su exclusión (aislarlo de la circulación) mediante embolización con coils (u otros materiales embolígenos) con un alto éxito técnico, y a veces por medio de la colocación de una endoprótesis, según su anatomía. Cuando este tratamiento no es posible o en algunos casos emergentes es preciso realizar una cirugía convencional, que en muchos casos se acompaña de una esplenectomía (retirada del bazo).